Restaurar un mueble

 
Seguro que de una u otra forma, un día te encuentras con un mueble con muy mal aspecto que se puede reaprovechar y reutilizar. Aquí te contaré muy brevemente qué hice yo con esta mesa de despacho arrinconada, olvidada y destinada a una destrucción segura.
 
Mueble para restaurar
 
Primero hay que deshacerse de cualquier rastro de suciedad con una esponja húmeda y luego secar bien.
Luego lijarla completamente para conseguir una superficie un poco áspera donde se fijará mucho mejor la próxima capa de pintura.
 
Ahora es el momento de arreglar imperfecciones como rotos, agujeros etc. Para esto hay una masilla especial para madera que después de aplicada seca muy rápido.
 
Una vez arreglados los desperfectos se puede dar la primera mano de pintura. Si ésta no fuera suficientemente cubriente u opaca se debe dar una segunda mano.
 
Una vez seca la pintura puedes añadir un toque personal, una decoración que te agrade: un dibujo, una pintura, una foto... Puedes volverlo a lijar de forma suave y controlada para darle un aspecto rústico o envejecido o aplicar papel decorado mediante el estilo del estarcido o el découpage.
 
Mueble restaurado