Cajas decoradas

 

Hay muchas maneras de decorar una caja para que quede atractiva la pongas donde la pongas o la utilices para cualquier cosa.

En este ejemplo utilizaremos pinturas acrílicas y un estampado clásico.

Consigue una caja de fruta de madera, puedes pedirla en cualquier frutería porque una vez vacías las devuelven al proveedor para reutilizar o reciclar.

Quizá necesite alguna reparación como quitar astillas, ajustar o apretar las grapas, o pegar algún trozo separado o débil.

 

Caja en blancoCon un papel de lija, quítale las asperezas o pequeñas rugosidades.

 

Luego píntala. Cualquier tipo de pintura irá bien, puedes aprovechar restos o sobras del color que quieras.

 

Después vuelve a pasar la lija para darle un acabado más suave.

 

Ahora puedes escoger el motivo o ilustración que más te guste y pintarlo sobre la caja.

Caja floresCaja hojas

 

Si quieres puedes volver a pasar la lija para darle un acabado más rústico.

Puedes escoger cualquier tipo de caja, hay mucha variedad y tamaños.

 

Otro tipo de cajaCajas decorativas

 

Prueba a decorarlas con papel ilustrado

 

 Cajas en blanco Una vez que hayas coloreado las cajas

elige un papel decorativo.

Toma las medidas de los laterales largos y los cortos.

Dibujalas sobre el papel (por detrás) y recortalo.

 

 

 

 

Papel para decorarCortar a medida

 

Ahora aplica, con un pincel, la cola blanca allí donde vayas a colocar los recortes procurando no estirarlo para que no queden arrugas.

 

Cola blanca con aguaCaja decoradaCajas decoradas

 

Si quieres dar un acabado brillante vuelve a pintar la superficie con la cola blanca, o puedes rebajar la cola mezclándola con agua.