Mesa de servicio

 

Tronco Voy a aprovechar un tronco de árbol que encontré en el campo. No es un tronco cualquiera. Cuando lo vi me dije: mmm! Esto podría servir para…

Pues me he puesto manos a la obra.

 

Como veis, este tronco tiene tres brazos que ahora serán las patas de una mesa. Es importante que estén serrados los tres en el mismo plano para que el tronco no quede demasiado inclinado.

Tronco de tres brazos

Por la longitud del tronco esta mesa será ideal para sostener una lámpara, un teléfono y espacio para tomar apuntes o revisar la agenda.


También se podría cortar a la altura de las patas para tener una mesita junto al sofá, por ejemplo.


Utilicé un tablero, un tornillo de entre 20 y 30cm, dos brocas de diferente grosor, un tubillon, una lija para madera, una taladradora, una sierra caladora, y pinturas o barnices al gusto.

Tablero

 

 

Después de cortar el tronco debidamente, empiezo con la mesa. 


 

Me pareció que darle una forma ovalada podría ser una buena elección, así que me hice una plantilla en cartón de un cuarto de óvalo para asegurarme que la forma ovalada era perfecta. La trasladé al tablero y lo recorté con la sierra caladora.

Recorte

 

Hecho esto, se pasa a redondear las aristas e igualar inperfecciones con una lija para madera.

 

Ahora es el momento de pintarla de color o barnizarla.

 

agujero

Le hice un agujero al tronco en sentido perpendicular a este y con cierta inclinación para que tenga salida a la altura que se desee. Esto es para pasar el cable de la lámpara quedando semi-oculto en lugar de que cuelgue por un lado de la mesa. Este agujero debe tener continuación en el tablero de la mesa.

Para ello utilicé una taladradora y una broca bien larga.

 

Se hacen dos agujeros más, uno para facilitar la entrada del tornillo que sujeta la mesa y otro para clavar un tubillón que evita que ésta rote sobre el tornillo. Ambos tienen su prolongación en la tabla de la mesa. Para eso hay que copiar exactamente los tamaños y separación de entre los agujeros hechos en el tronco, al lado inferior de la mesa.

 

Marcando en la broca la distancia de la profundidad de los agujeros facilita que no nos pasemos de largo, sobretodo el agujero del tubillón que debe ser la mitad (o dos milímetros más), de su medida para que vaya clavado hasta la mitad en el tronco y la otra mitad en la tabla de la mesa.

 

Hice el inicio del agujero del tornillo un poco más ancho con una broca de alas anchas para que la arandela y la cabeza del tornillo queden por debajo de la superfície de la mesa. 

Se atornilla bien furete y después se rellena con masilla para madera y cuando ésta se seque se pule con una lija hasta que apenas quede marca.

 

 

 

Yo elegí descentrar la mesa para darle ese aire de mesa de servicio.

Bueno. Pues este es el resultado.

mesa de servicio